VIENTOS CONTRARIOS PARA EL BREXIT/ Optical winds for the Brexit

1478450207_929337_1478450708_noticia_normal_recorte1
SOURCE: El País

La empresaria, Gina Miller, europeísta y dueña del fondo de inversión SCM Private, ha ganado el pasado jueves la demanda presentada, de forma que el parlamento tiene que autorizar el Brexit antes de ser puesto en marcha el artículo 50 del Tratado de Lisboa, para la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

En una entrevista que hizo el periódico The Guardian, declaró que ‘’ Nunca fui de los que creen que esto se trataba de quedarse o salir. Tuve la convicción, y la sigo teniendo, de que había que permanecer, reformar y revisar- En estos momentos, Reino Unido ocupa un lugar muy poderoso en Europa y no solo nos hemos defraudado a nosotros mismos sino que hemos defraudado a toda Europa por no hacernos cargo de este desafío” [1].

Miller argumentó que la Ley de Comunidades Europeas de 1972 consagró unos derechos individuales, que ahora se verían revocados al salir de la UE. ‘’ Una legislación solo puede ser retirada por otra legislación ‘’.

Como defensa, el Gobierno -representado en la vista por el fiscal general del Estado- invocó sin éxito la llamada prerrogativa real que concede poderes al ejecutivo al amparo de la Corona. Es una figura controvertida, que hace por ejemplo que muchos temas de asuntos exteriores no pasen por el Parlamento y los lleve en solitario el Ejecutivo. Además, sostenían que el mandato democrático para utilizar la prerrogativa real ya lo había dado en este caso el propio referéndum que se realizó en julio, a instancias del gobierno británico y sin la aprobación del Parlamento.

El Alto Tribunal ha resuelto que la intención del Gobierno de activar por su cuenta el artículo 50 del Tratado de Lisboa que inicia la salida de la UE es inconstitucional, porque ‘’la regla fundamental de la Constitución británica es la soberanía del Parlamento‘’. Solo la Cámara tiene la potestad de activar el Brexit, modificando los tratados firmados por el Reino Unido con la UE y notificando a Bruselas de su voluntad de dejar la UE.

Tras la victoria judicial de Miller en el asunto de que la salida de la UE tenga que ser aprobada previamente en una votación parlamentaria, Theresa May declaro que ‘’el Brexit sigue en pie ‘’.

El Gobierno británico y el sector partidario de salir de la Unión Europea, están indignados por la decisión del Tribunal Superior que ha desbaratado sus planes de invocar unilateralmente el artículo 50 del Tratado de Lisboa.

Esta indignación se puede ver reflejada en las declaraciones de David Davis, el Secretario del Brexit. ‘’ La decisión de dejar la Unión Europea ha de ser respetada’’ [2]. El ministro argumento que no necesita el consentimiento previo del parlamento para tomar esta decisión porque tienen ya la legitimidad necesaria. Sin embargo, los jueces del Tribunal defendieron que el Gobierno debe convocar una votación parlamentaria y obtener legislación específica antes de activar ese artículo[3].

Una vez más, nos volvemos a encontrar en el punto de partida de este proceso, en el que se genera una atmosfera de incertidumbre y desasosiego ya que solo se contempla dos escenarios validos:

  1. Una posibilidad es que se frene el proceso de la salida de Reino Unido generando una fractura interna del país entre los euroescépticos y los europeístas, llegando incluso a enfrentamientos y a la división ya no solo política, sino social.
  2. La otra posibilidad es la ralentización del mismo lo que causaría que la activación del artículo 50 no se pueda hacer en marzo de 2017, tal y como lo tiene planeado la primera ministra británica.

En cualquier caso, ambos escenarios son ahora mismo una especulación sobre lo que podría llegar a suceder. Pero lo que está claro es que esa atmósfera de incertidumbre va a tener más repercusiones de las que ya ha tenido. Desde un punto de vista económico, el hecho de no saber a ciencia cierta el futuro que le espera a un país hace que los inversores valoren y piensen si de verdad les merece arriesgar y hacer su inversión en ese país, esperar o trasladarse a otro que te garantice esa seguridad del mercado.

Cuando una empresa piensa en hacer crecer y expandir su negocio en un determinado país lo hará en aquellos que le den garantías y le aseguren una estabilidad. Por tanto, la financiación es igual a confianza en el futuro y, en estos momentos, eso es algo que Reino Unido no puede garantizar.


theresa-may-necesitara-la-aprobacion-del-parlamento-para-activar-el-brexit
Theresa May during a meeting in Chequers- Buckingham Shire Source: REUTERS

The businesswoman, Gina Miller, a Europeanist and owner of the investment fund SCM Private, won last Thursday the lawsuit filed, so that Parliament must authorize Brexit before Article 50 of the Lisbon Treaty is implemented for the departure of the United Kingdom from the European Union.

In an interview with The Guardian newspaper, he stated that “I was never one of those who believed this was about staying or going out. I had the conviction, and I still have it, that we had to stay, reform and revise. At the moment, the United Kingdom occupies a very powerful place in Europe and we have not only defrauded ourselves but we have defrauded all of Europe for not take charge of this challenge”[1]

The British Government and the party sector leaving the European Union are outraged by the decision of the High Court that has disrupted their plans to unilaterally invoke Article 50 of the Lisbon Treaty.

This outrage can be seen reflected in the statements of David Davis, Secretary of Brexit. “The decision to leave the European Union has to be respected”[2]. The minister argues that he does not need the prior consent of the parliament to make this decision because they already have the necessary legitimacy. However, the Court’s judges argued that the Government should call a parliamentary vote and obtain specific legislation before activating that article[3].

Once again, we find ourselves at the starting point of this process, which generates an atmosphere of uncertainty and uneasiness as only two scenarios are considered valid:

  1. One possibility is that the exit process from the United Kingdom will be halted, creating an internal fracture between the Eurosceptics and the Europeanists, even confrontations and the division, not just political but social.
  2. The other possibility is the slowing of the same which would cause that the activation of the article 50 can not be done in March of 2017, as it has planned the British prime minister.

In any case, both scenarios are now speculation about what could happen. But what is clear is that this atmosphere of uncertainty is going to have more repercussions than it has already had. From an economic point of view, the fact of not knowing for sure the future that awaits a country makes the investors value and think if they really deserve to risk and make their investment in that country, wait or move to another Guarantee you that market safety.

When a company thinks of growing and expanding its business in a given country, it will do so in those that give guarantees and ensure stability. Therefore, funding is equal to confidence in the future and, at the moment, that is something the UK can not guarantee.

MARTA ESQUÍROZ MOLINA

[1] https://www.theguardian.com/politics/2016/nov/03/gina-miller-the-woman-behind-the-article-50-legal-challenge

[2] http://www.bbc.com/news/uk-politics-37890199

[3]http://www.abc.es/internacional/abci-justicia-britanica-dicta-parlamento-debe-autorizar-brexit-201611031120_noticia.html

1 thought on “VIENTOS CONTRARIOS PARA EL BREXIT/ Optical winds for the Brexit Leave a comment

Deja un comentario