INFLUENCIA Y NARRATIVA EN LA ALIANZA ESTRATÉGICA DE RUSIA Y CHINA: LEGITIMIDAD Y NUEVO ORDEN

La guerra fría entre Estados Unidos y China quedó fijada ya con la Administración Trump con la presentación de la nueva Estrategia de Seguridad norteamericana que fijaba a China como el principal rival competitivo estratégico; Rusia dejaba de ser el enemigo tradicional de Occidente al ser China el hegemón más competitivo y agresivo en el orden mundial. China se convirtió en la única gran economía que creció en 2020, controlada la pandemia, y que firmó el mayor acuerdo comercial del mundo con 15 países asiáticos y otro de inversión con la Unión Europea en medio de una situación prolongada de crisis e incertidumbre[1]. Rusia, a su derecha, o más bien, a su sombra, ha escogido caminar junto al gran vencedor a pesar de ser puente entre Oriente y Occidente, ante la condena occidental a su política ambigua que menoscaba el liderazgo mundial norteamericano posicionándose estratégicamente en las fracturas geopolíticas[2].

Una Europa herida, de la mano de un Estados Unidos cansado de cargar con las responsabilidades internacionales sin orientar sus prioridades, ha permitido el paso, en medio de un escenario de incertidumbre y crisis, al fortalecimiento de una alianza ruso-china que, lejos de ser pacífica y estable en el largo plazo[3][4], se ha visto obligada a consensuar sus diferencias y a proteger su posición desde todos los dominios, siendo la narrativa la base legitimadora y de influencia para su identidad y visión.

La guerra de narrativas sigue siendo el principal instrumento para dominar el escenario futuro, guiando las percepciones y dotando de significado a las intenciones y juego de estrategias. China cree que no será una potencia mundial. . . a menos que tenga la capacidad de atraer. A menos que tenga poder blando[5]. China y Rusia han abrazado la necesidad de presentar abiertamente, con seguridad, firmeza y coherencia, su papel en el mundo y, ante un discurso quebrado y predecible de Occidente, se han presentado como una alianza estratégica sólida de legitimidad y nuevo orden, dejando el testigo a quien quiera presentarse como su rival con la responsabilidad de decidir y definir su narrativa y posición[6].  

DRIVERS EN LAS DINÁMICAS DE RELACIÓN ESTRATÉGICA E INFLUENCIA NARRATIVA

PILARES EN LA NARRATIVA CHINO-RUSA

“UNA NUEVA ERA Y UN NUEVO ORDEN”, haciendo referencia al discurso principal chino de relaciones internacionales: “una comunidad con futuro compartido para la humanidad” acogiendo a Rusia en su distanciamiento de Occidente en la legitimidad y liderazgo mundial de Asia haciendo frente al poder liderado por Estados Unidos en la “Declaración Conjunta de Fortalecimiento de la Estabilidad Estratégica Global en la Edad Moderna”.

”COMUNIDAD DE DESTINO COMPARTIDO”, recalcando su papel de alianza estratégica para la “seguridad global”, ambos líderes “contribuyentes para la estabilidad, el desarrollo y la paz en el mundo”, con un sentido de apoyo mutuo en el avance de sus propios intereses alineando sus estrategias de desarrollo, seguridad e integridad, y cooperación comercial.

”SIGLO DE HUMILLACIÓN”, con la caída de la Unión Soviética y la presión norteamericana frente a la posibilidad de crecimiento y recuperación rusa, así como la vergüenza que siente el pueblo chino tras las Guerras del Opio del siglo XIX que dejaron a una sociedad consumida y adormecida frente al auge de la civilización occidental.

ESTRATEGIAS DE INFLUENCIA EN LAS NARRATIVAS DE RUSIA Y CHINA

INFLUENCIA Y CHOQUE DE PODER EN LA GUERRA DE NARRATIVAS

EL PILAR DE LOS DERECHOS HUMANOS PARA OCCIDENTE

FUERZA LABORAL Y CIERRE COMERCIAL ANTE LA CRÍTICA A LA FUERZA LABORAL DE XINJIANG Y LA SITUACIÓN DE AMENAZA DE MINORÍAS ÉTNICAS EN EL PAÍS [1][5]

H&M, con unas 400 tiendas abiertas en el país, ha sido una de las marcas afectadas por esta guerra comercial ante la crítica de la situación laboral en el principal área de producción de algodón de China. El 60% y el 70% de las materias primas de H&M, como las telas, provienen de China (alcanzando una cifra de unos 1.400 millones de dólares en ventas en China en 2019); China es su tercer mercado más grande después de Alemania y Estados Unidos[2]. Este bloqueo ha sucedido ante su pronunciamiento el año pasado en contra de la fuerza laboral en la zona de Xinjiang, productora de algodón, que empezó con un bloqueo de acceso a las búsquedas en las plataformas de comercio electrónico en el país[3]. Los usuarios, a través de Weibo (la correspondiente a Twitter en China), pidieron boicotear a la empresa a través de las redes, especialmente impulsada desde Liga Juvenil Comunista de China[4]. Después, los embajadores chinos de la empresa cortaron sus vínculos con H&M por su difamación.

Los ataques siguen a la decisión del lunes de 27 naciones de la Unión Europea, Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá de imponer sanciones financieras y de viaje a cuatro funcionarios chinos acusados de abusos en Xinjiang. Más de 1 millón de personas en Xinjiang, la mayoría de ellas de grupos étnicos predominantemente musulmanes, han sido confinadas en campos de trabajo, según investigadores y gobiernos extranjeros. Beijing niega haberlos maltratado y dice que está tratando de promover el desarrollo económico y acabar con el radicalismo[6]. Ante esto, el Partido Comunista criticó a H&M por decir en marzo de 2020 que dejaría de comprar algodón de la región noroeste de China por esta situación de vulnerabilidad y violación de derechos humanos. El minorista sueco se unió a otras marcas para expresar su preocupación por los informes de trabajo forzoso allí. El periódico del partido, Global Times también, criticó las declaraciones de Burberry, Adidas, Nike, New Balance y Zara sobre Xinjiang desde hace dos años.

EUROPA, PUENTE DE DISCORDIA Y DIPLOMACIA EN LA GUERRA DE INFLUENCIAS

CHINA, EL SOCIO ESTRATÉGICO Y EL RIVAL SISTÉMICO:
  • LOS DERECHOS HUMANOS COMO ELEMENTO DIFERENCIADOR Y DE CONFRONTACIÓN ENTRE CIVILIZACIONES
  • LA RELACIÓN ESTRATÉGICA CON ESTADOS UNIDOS Y EL EQUILIBRIO DE PODER > La marcada agenda estratégica de Estados Unidos para hacer frente al auge y dominio de China de la esfera internacional ha condicionado las prioridades de Europa para con su relación comercial con China, compartiendo el frente de contención y alarma que ha establecido su aliado.
  • SIN UNA AGENDA CLARA EUROPEA DE COLABORACIÓN CON CHINA
  • CONVERGENCIAS Y DIVERGENCIAS CON ESTADOS UNIDOS EN LA RELACIÓN CON CHINA:
    1. COMPARTIENDO LA VISIÓN, PERO NO LOS PROCEDIMIENTOS
    2. RELACIÓN COMPETITIVA UE-USA EN LA INVERSIÓN, INDUSTRIA Y TASAS DE MERCADO
    3. FOMENTO DEL DIÁLOGO ENTRE USA Y LA UE EN RELACIÓN A CHINA CON LA NUEVA ADMINISTRACIÓN
    4. ACERCAMIENTO CONJUNTO DE SEGURIDAD HACIA EL ÁREA DEL INDO-PACÍFICO (JAPÓN-COREA DEL SUR-INDIA-AUSTRALIA)
    5. A PESAR DE UNA NARRATIVA DE RIVALIDAD, UNA RELACIÓN COMERCIAL CRECIENTE ENTRE LA UE Y CHINA – Los estados de la UE vieron un aumento en las importaciones (+ 5,6%) y las exportaciones (+ 2,2%) hacia y desde China el año pasado, a pesar de la pandemia, mientras que se registró una tendencia a la baja en el comercio entre Estados Unidos y China, con una caída de las importaciones del 14,7% y de las exportaciones del 3,6%.

RUSIA, UNA RELACIÓN DE VECINDAD DE NECESIDAD:

Rusia ha declarado su nueva posición en favor de China ante su propia vulnerabilidad económica. Estando herida por las sanciones económicas de Estados Unidos y sus aliados, Rusia ha decidido presionar a sus vecinos, consciente de su relación de vecindad necesaria y dependiente de una estabilidad y acuerdo. El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha afirmado que Moscú está dispuesta a romper relaciones con la Unión Europea (EU) en caso de que esta adopte sanciones que supongan una amenaza para la economía del país. Ante una Rusia en situación de supervivencia y clara inferioridad, entre sus rivales competitivos de Oriente y Occidente, su respuesta ha sido contundente y agresiva: Lavrov: «Sí, si vemos otra vez, como lo hemos experimentado en más de una vez, que se imponen sanciones en áreas que suponen riesgos para nuestra economía, incluidos sectores sensibles, sí». «No queremos aislarnos de la vida mundial, pero hay que estar preparados para ello», ha subrayado el ministro ruso, que añadió: «Si quieres la paz, prepárate para la guerra»[1].

La negociación y diplomacia de Europa y Rusia son una de las claves para mantener el equilibrio geopolítico entre el liderazgo de China y Estados Unidos. Sin una política de vecindad bien definida, de acuerdo a los intereses y necesidades mutuos, así como el establecimiento de una visión estratégica de la Unión en su relación con Rusia frente a la imposición de los intereses competitivos norteamericanos, la oportunidad de establecer un equilibrio de poder quedará suplantado por una mayor polarización entre civilizaciones y dos actores prioritarios (Rusia y la Unión Europea) serán instrumentos de acción e influencia de los principales rivales.

CULTURA, HISTORIA E INTERCAMBIO ACADÉMICO, FUENTE DE RESTRICCIONES Y PROTECCIÓN IDENTITARIA

Los intercambios académicos han sido fruto de acercamiento cultural, diplomático y empresarial, favoreciendo la comprensión de las diferentes culturas y puente de acuerdo con una política y sociedad más autoritaria[1][2]. No obstante, en los últimos años, China ha ido mucho más lejos en la obstrucción de la investigación independiente y el intercambio académico constructivo.

Cuando Xi Jinping llegó al poder en el 2013, señaló que la caída de la Unión Soviética fue porque los «ideales y creencias» entre los miembros del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) fueron sacudidos, por lo que se involucraron en el «nihilismo histórico» al rechazar a Lenin, Stalin y los logros históricos soviéticos en general. La protección de la cultura, ideología y pensamiento chino es, para el actual presidente, principio de supervivencia y principal ámbito de protección frente a influencias extranjeras[3]. La amistad entre Xi Jinping y Vladimir Putin recae en el mutuo valor por defender y priorizar la identidad de su pueblo y proteger sus pilares histórico-culturales frente al imperio democrático y liberal de Occidente.

Mientras la sociedad china advierte en Putin el liderazgo, patriotismo y espíritu de una nación arraigada en sus pilares culturales e identitarios, Rusia alaba la capacidad de regeneración y adaptación de un país tan complejo como es China. Dos países soberanos que, a pesar del liderazgo y empuje de Occidente a lo largo de los siglos, han demostrado su incansable auge y fortaleza.


ALIANZA FRENTE AL PREDOMINIO DE LA NARRATIVA Y EL MORALISMO OCCIDENTAL, UNA GUERRA DE NARRATIVAS POR LA LEGITIMIDAD DE MODELOS DE CIVILIZACIÓN – UNA REBELDÍA EN EL CHOQUE DE CIVILIZACIONES

ATACANDO EL PILAR NARRATIVO DE OCCIDENTE – LA COHERENCIA:

En palabras de Yang Jiechi, el jefe de relaciones exteriores del Partido Comunista de China: “Estados Unidos no tiene la calificación para decir que quiere hablar con China desde una posición de fuerza. Estados Unidos utiliza su fuerza militar y hegemonía financiera para ejercer una jurisdicción de brazo largo y reprimir a otros países. Abusa de las llamadas nociones de seguridad nacional para obstruir los intercambios comerciales normales e incitar a algunos países a atacar a China”. Lavrov también dijo: “Ambos creemos que Estados Unidos tiene un papel desestabilizador. Se basa en alianzas militares de la Guerra Fría y está tratando de establecer nuevas alianzas para socavar el orden mundial «.

LA DIFERENCIACIÓN CULTURAL COMO SIGNO DE AUTENTICIDAD:

“Aunque piensen que somos iguales a ellos, somos personas diferentes. Tenemos un código genético, cultural y moral diferente. Pero sabemos defender nuestros propios intereses” “Y trabajaremos con ellos, pero en aquellas áreas en las que nosotros mismos estemos interesados, y en aquellas condiciones que consideremos beneficiosas para nosotros. Y tendrán que enfrentarse a ello. Tendrán que tener en cuenta esto, a pesar de todos los intentos por detener nuestro desarrollo. A pesar de las sanciones, los insultos, tendrán que lidiar con esto”, señaló Lavrov, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, ante la previsible nueva oleada de sanciones económicas de Europa el pasado febrero: “No te atrevas a intentar juzgarnos o castigarnos por no cumplir con lo que dices que son estándares universales, porque somos diferentes a ti”. El ministro hace eco de lo que se conoce como «El camino ruso»: una perspectiva de ideas eslavófilas del siglo XIX que señalaban que Rusia debía seguir su propio y único camino de desarrollo, y la creencia de que la ideología liberal se está extendiendo en Rusia a propósito con el objetivo de debilitar al país y despojarlo de su soberanía; en estos principios, la sociedad debía hacerle frente protegiendo sus valores históricos, culturales y religiosos.

APOYO EN INVERSIÓN, SEGURIDAD Y AMPLIACIÓN COMERCIAL:

Una de las principales estrategias, definidas en las últimas cumbres celebradas entre Rusia y China, establecieron el objetivo de ampliar sus relaciones comerciales y doblar el intercambio comercial para el 2024. Actualmente, la principal relación económica versa sobre el suministro energético (el 70% son exportaciones rusas energéticas a China), aunque se están afianzando nuevos acuerdos en otros sectores estratégicos, como la tecnología, la ciencia e investigación y las materias primas y la cooperación en seguridad y defensa en base a los tres pilares chinos de cooperación en seguridad: no-alineación, no confrontación y no amenaza a un tercero a través de una cooperación militar de alerta temprana y contención.

OPORTUNIDAD EN LA CRISIS – EL DOMINIO DEL ESCENARIO ESTRATÉGICO

ESCENARIO PANDÉMICO DE LA COVID19:

Beijing ha donado millones de vacunas a países en desarrollo ante la dependencia del suministro de material de emergencia provocado por la pandemia, pero su generosidad a menudo viene acompañada de condiciones. China afirma que podrá producir al menos 2.600 millones de dosis en 2021, lo que le dará al país una influencia extraordinaria sobre el lanzamiento mundial de vacunas. Nueve de los 10 países de la Asean (Vietnam no ha recibido ninguna vacuna china) han indicado o han indicado que aceptarán vacunas chinas. China también ha estado activa en África, donde el lanzamiento de vacunas ha sido lento e inconsistente[1].

DIPLOMACIA DE EMERGENCIA:

En su encuentro con China en Guilin, al sur de China, Rusia ha hecho un llamamiento urgente a una reunión con los miembros permanentes del Consejo de Seguridad señalando que, la fuente de la discordia mundial y de la desestabilización es Estados Unidos, poniendo en entredicho su identidad de superpotencia mediadora en favor de la paz y de la seguridad: «En un momento de creciente turbulencia política global, esta cumbre es particularmente necesaria para establecer un diálogo directo sobre formas de resolver los problemas comunes de la humanidad en el interés de mantener la estabilidad global», reza el comunicado conjunto. El nombre de Estados Unidos aparece en otra nota de la agencia rusa TASS, que cita a Lavrov diciendo que «Estados Unidos está actuando de manera destructiva»[2]. No ha sido la única posición de liderazgo protagonizada por Rusia; con el “America First” de la Administración Trump, Rusia ha aprovechado el vacío y silencio de la potencia norteamericana en esas áreas golpeadas por la crisis y el conflicto (Oriente Medio, Asia Central, África) para apropiarse del rol mediador y de un papel referente para los procesos de estabilización y de paz convirtiéndose en un actor necesario y prioritario para alcanzar una gestión o proceso de transición y seguridad legítimo.

UNIDAD Y SERENIDAD FRENTE AL DISCURSO AGRESIVO Y DE DESCONFIANZA:

La actitud nacionalista en Occidente, propiciada por la situación de emergencia, incertidumbre y crisis económica, amplificada la desconfianza entre aliados por la actitud de la potencia norteamericana cada vez más volcada en sus intereses nacionales, ha ofrecido la oportunidad a Rusia y a China de apropiarse del discurso de seguridad y estabilidad afianzando un frente de confianza y visión estratégica en una alianza imperturbable. El discurso diplomático destruido por el protagonismo de la influencia de las redes sociales y de los medios de comunicación en boca de líderes de grandes potencias (las guerras dialécticas de la Administración Trump con sus rivales políticos a través de Twitter, o la referencia directa de Biden a Putin llamándole “asesino” en una publicación mediática o los pulsos agresivos entre Francia y Turquía para vapulear la identidad del contrario…) ha mermado la credibilidad del liderazgo político de muchas potencias, aprovechado por un discurso sereno y ambiguo de los líderes ruso y chino.

APROXIMACIÓN REALISTA FRENTE AL DISCURSO REVANCHISTA POCO CERCANO A NECESIDADES DE LOS ALIADOS:

La principal crisis de identidad y dirección estratégica común y coherente para afianzar una narrativa entre los aliados europeos y la alianza atlántica es la falta de aproximación a las necesidades e intereses de sus miembros; el planteamiento únicamente de convergencias de aquellos que comparten compromiso de alianza a través de organizaciones deja un vacío de oportunidad o de crisis a la falta de exploración de las divergencias e intereses prioritarios, lo que resquebraja la unidad y fomenta una aproximación más pragmática y nacionalista que pone en entredicho el sentido de dichas alianzas. Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, en la propia Unión Europea y el destino de los recursos para enfrentar los desafíos regionales, o el enfoque de la OTAN hacia el escenario de Asia-Pacífico ante una frontera sur europea con una aproximación más fragmentada, o la imposición del bloqueo económico a Rusia y China con una Europa realmente dependiente del comercio con dichos países y necesitada de una política de vecindad ajustada a intereses comunes. De lo que la narrativa vocea, la realidad silencia; y es en esa falta de coherencia donde quienes sí tienen una narrativa estratégicamente construida a lo largo del tiempo y compartida con sus aliados, en el largo plazo, obtienen la victoria de la legitimidad, la confianza y la percepción de seguridad.

HACIA LA AUTOSUFICIENCIA ESTRATÉGICA

La situación pandémica ha empujado a las naciones a buscar una mayor independencia de las cadenas de suministros y a la necesidad de diversificación económica. La guerra comercial entre Estados Unidos empezó con el castigo a los productos de origen del rival competitivo y se ha agravado con la evidencia del dominio del mercado de los materiales sanitarios en manos de China, así como su expansión tecnológica.

Desde China, se ha abierto un frente al dominio político-comercial occidental, fomento de la autosuficiencia estratégica (China está apostando por la falta de dependencia en las cadenas de suministro, la recuperación económica nacional, equilibrando la balanza de pagos y la protección de la moneda, con inversión en investigación e innovación, así como en favor de la autosuficiencia tecnológica, planteado en su plan quinquenal 2001-2015 de la Asamblea Nacional Popular)[1]. A pesar del bloqueo en el primer semestre de 2020, la economía de China se expandió un 2,3% el año pasado, debido a una recuperación significativa en el segundo semestre de 2020. La guerra comercial con China y la continuidad de la Administración norteamericana en bloquear el acercamiento comercial con Pekín, ha fomentado una respuesta igualmente de bloqueo a los productos norteamericanos para menoscabar las oportunidades de la industria norteamericana[2].

La nueva administración norteamericana ha puesto el enfoque en la misma cuestión de dependencia en su rival competitivo, retomando las características de la guerra comercial iniciada por Trump (aranceles, bloqueos…): Joe Biden, en relación a la dependencia con respecto a China en materiales y productos que ha destapado la pandemia de coronavirus, ha firmado una orden ejecutiva que ayudará a abordar las «vulnerabilidades» de las cadenas de suministro en «sectores críticos»[3], de modo que Estados Unidos «esté preparado para resistir cualquier crisis»[4]. La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, anunció el miércoles que «Estados Unidos debe asegurar que la escasez de producción, alteraciones comerciales, desastres naturales o acciones potenciales de rivales extranjeros y adversarios nunca vuelvan a dejar a EEUU vulnerable de nuevo»[5].

MARTA GARCÍA OUTÓN

Dirección General de GIASP


[1] https://amp-expansion-com.cdn.ampproject.org/c/s/amp.expansion.com/economia/2021/03/05/6041d6ace5fdea612e8b45bc.html

[2] https://www-eleconomista-es.cdn.ampproject.org/c/s/www.eleconomista.es/economia/amp/11052454/China-estudia-limitar-la-exportacion-de-tierras-raras-para-menoscabar-la-industria-de-defensa-de-EEUU

[3] Los semiconductores, los minerales y materiales clave -tierras raras-, productos farmacéuticos y baterías avanzadas -como las de los vehículos eléctricos-

[4] Biden blinda a golpe de decreto las cadenas de suministro de EEUU para productos «críticos y esenciales» – elEconomista.es

[5] https://www-eleconomista-es.cdn.ampproject.org/c/s/www.eleconomista.es/economia/amp/11070655/China-se-revuelve-ante-la-politica-de-EEUU-de-romper-su-dependencia-en-materias-y-productos-clave


[1] https://amp.theguardian.com/australia-news/2021/mar/28/coercion-or-altruism-is-china-using-its-covid-vaccines-to-wield-global-power

[2] https://amp-elmundo-es.cdn.ampproject.org/c/s/amp.elmundo.es/internacional/2021/03/23/6059c5eefc6c83cc1e8b459d.html

[2] https://www.csis.org/analysis/we-stand-merics

[3] https://www.ponarseurasia.org/soviet-legacy-as-soft-power-chinese-reception-of-russian-political-and-cultural-influence/


[1] https://www-elconfidencial-com.cdn.ampproject.org/c/s/www.elconfidencial.com/amp/mundo/2021-02-12/rusia-dice-estar-dispuesta-a-romper-con-la-ue-si-se-adoptan-sanciones-economicas_2947712/

[2] https://apnews.com/article/china-boycott-hm-over-xinjiang-9e9a27b7179bd7a34330b8325ac37cdb

[3] Alibaba Group Holding Ltd., Pinduoduo Inc. y JD.com Inc., que administran los sitios de comercio electrónico que bloquean a H&M

[4] https://www.wsj.com/articles/h-m-battered-with-criticism-in-china-over-xinjiang-forced-labor-stance-11616598679?redirect=amp#click=https://t.co/ma6jPjU5hb

[5] https://www.speaker.gov/newsroom/32321-2

[6] https://apnews.com/article/china-boycott-hm-over-xinjiang-9e9a27b7179bd7a34330b8325ac37cdb


[1] https://amp-elmundo-es.cdn.ampproject.org/c/s/amp.elmundo.es/internacional/2021/02/11/60254f0afc6c83c8028b468b.html

[2] https://www.fes-vienna.org/e/webinar-competing-global-narratives-covid19-and-beyond/

[3] https://amp-scmp-com.cdn.ampproject.org/c/s/amp.scmp.com/news/china/diplomacy/article/3127253/china-russia-alliance-can-never-work-despite-us-rivalry

[4] https://www.caixinglobal.com/2016-05-05/amid-new-sino-russian-ties-history-is-twisted-to-serve-the-present-101046182.html

[5] https://chinapower.csis.org/is-chinas-soft-power-strategy-working/

[6] https://stratcomcoe.org/peoples-republic-china-and-russian-federation-strategic-allies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: