Anuncios

OPERACIÓN KAYLA MUELLER CONTRA ISIS. MUERTO EL PERRO NO SE ACABÓ LA RABIA – EL COMBATE NARRATIVO/ Kayla Mueller’s Operation against ISIS. The dog is dead, the rage is not over. The narrative fight

DATOS DE LA OPERACIÓN KAYLA MUELLER

27 OCTUBRE – 2019 Alrededor de la medianoche del domingo por la mañana, ocho helicópteros estadounidense CH-47 Chinooks despegaron de una base militar cerca de Erbil, Irak. Volando bajo y rápido para evitar ser detectados, los helicópteros cruzaron rápidamente la frontera siria y luego volaron hacia el área de Barisha, al norte de la ciudad de Idlib, en El oeste de Siria, área tomada por las fuerzas rebeldes y mayoritariamente controlado por grupos terroristas de Al Qaeda. Justo antes de aterrizar, los helicópteros y otros aviones de combate comenzaron a disparar contra un complejo de edificios, proporcionando cobertura a los comandos de la Fuerza Delta. Consiguieron pasar por la puerta principal con temor a una trampa explosiva, antes de destruir una de las paredes del complejo. Eso les permitió apresurarse y enfrentar a un grupo de combatientes de ISIS. Los comandos de la Fuerza Delta, bajo fuego, entraron al complejo, donde dispararon y mataron a varias personas y sacando a 11 niños del peligro. Temiendo que el al-Baghdadi llevara un chaleco suicida, los comandos enviaron un perro militar para someterlo cuando éste huyó hacia los túneles llevando consigo a tres de sus hijos a modo de escudo. Fue entonces cuando el líder del Estado Islámico activó los explosivos, hirió al perro y mató a los tres niños. 

Horas después de la operación contra Al Baghdadi, la operación conjunta entre Estados Unidos y las SDF continuó y acabó con el portavoz de ISIS y mano derecha de su líder en la aldea de Ain Al-Bayah, en el área turca ocupada de Jarablus. Al-Muhajir estaba en Jarablus para facilitar la entrada de Baghdadi al área del Escudo del Éufrates. 

  • DATOS DE LA OPERACIÓN: 

-La operación se retrasó un mes completo por la actividad militar de Turquía en la frontera y la posterior incursión en el noreste de Siria. 

– La información sobre la ubicación general del líder del Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi, en una aldea en el interior de una parte del noroeste de Siria controlada por grupos rivales de Qaeda, llegó después del arresto y el interrogatorio de una de las esposas y de un mensajero de al-Baghdadi el verano pasado, dijeron dos funcionarios estadounidenses. Según la información disponible, estas son las ubicaciones del complejo de Bagdad destruido en la incursión (36.165804, 36.627401) y la camioneta destruida (36.165769, 36.631570). Esto está a unos 5 km de la frontera turca. 

– Según los residentes locales, el edificio era propiedad de un hombre conocido como Abu Mohamed al-Halabi. Creen que Baghdadi estaba en el área para reuniones de alto nivel para llegar a acuerdos con el veterano grupo yihadista. Pero los vecinos de al-Halabi no tenían idea. «Incluso sus vecinos cercanos que viven a solo 4 metros de distancia, dijeron que no sabían nada sobre Halabi o que Baghdadi estaba allí». 

  • INTELIGENCIA KURDA, A LA CABEZA DE LA HAZAÑA 

– Los kurdos sirios pasaron cinco meses reuniendo información sobre Bagdadi creando una red de informadores en el área. 

-El general Mazloum Abdi, comandante de las SDF, fue el único extranjero que supo sobre el objetivo. «Mazloum construyó una sofisticada red de informadores en el noroeste de Siria, gran parte de su inteligencia ayudó incluso a detener los ataques terroristas en el oeste», dijo Ahed Alhendi, un analista sirio cercano al Consejo Democrático Sirio. 

– Los funcionarios de inteligencia rogaron a los kurdos que continuaron brindando información a la C.I.A. sobre al-Baghdadi, incluso después de la decisión de Trump de retirar las tropas estadounidenses. Los kurdos sirios e iraquíes, dijo un funcionario, proporcionaron más inteligencia para la redada que cualquier otro país. 

EL SÍMBOLO NO ERA AL BAGHDADI. LA INMORTALIDAD DE LA NARRATIVA DEL TERROR 

*Despersonalización de la ideología, inmortalidad de la narrativa. El éxito de Daesh es que creó primero la narrativa y, en base a eso, elaboró los planes operativos de la organización y la comunicación estratégica de apoyo a sus acciones, ideología y símbolos.  

*En el foco mediático, escuela de percepción de la realidad. De la captación masiva a través de la reproducción mediática internacional de la información producida por el grupo, en directo y sobre el terreno, a la selección de los canales prioritarios para radicalizar y captar a la audiencia objetivo.  

*El mensaje: la respuesta a unas expectativas frustradas desde la acción. Desde las autoridades encontramos dos tipos de juego: el del impacto populista por ideas que fantasean con la utopía y provocan una movilización masiva emotiva engañada por la falsa promesa de un ideal que, tarde o temprano, se da de bruces con la realidad y la incoherencia de la propuesta y su ejecución tirana. Y por otro lado el de la presentación de un ideal que está en la cabeza de muchos a través de la construcción, paso a paso, del mismo a través de acciones concretas que refuerzan el mensaje que lo acompaña y, por tanto, legitima a quienes lo realizan, ensalzándoles como los verdaderos profetas de la ideología. Ambos dos tienen algo en común: son estrategias de tiranía de lo cognitivo (la manipulación de las emociones y necesidades guiándolas hacia un tipo de percepción y significado de la realidad para conseguir la adhesión a un tipo de organización comprometiendo a las personas con su participación en ella).  

*Estrategia adaptable a los tiempos, pero invariabilidad en su narrativa. Del pan-arabismo del Califato de los Omeyas en el siglo VII-VIII y el establecimiento de la Ley Islámica como forma de gobierno de la comunidad musulmana, hasta el salafismo activista del siglo XIX y las interpretaciones más radicales del Islam impuestas desde sus orígenes. Han sido su proyección y refuerzo con los acontecimientos histórico-políticos ante los cambios provocados por la globalización y la hiper-conectividad y aquellos surgidos en la comunidad musulmana y los regímenes que la representan los que han acelerado el cambio de su estrategia comunicativa y sus formas de expresión; no obstante, la base ideológica es la misma, amplificada y reproducida por diferentes grupos y liderazgos.  

*De la guerra a la revolución, evolución de la estrategia de comunicación de Al Qaeda a Daesh. Al Qaeda creó una Base militar (Al Qaeda), pero Daesh (Estado Islámico: Al Dawla al-Islamiyya) inició un movimiento social basado en una concepción política-ideológica del movimiento yihadista. La mayor diferencia entre ambos, dentro de estos tres pilares es que, para el Daesh, el objetivo primero para el constituir el reinado de Allah tras el apocalipsis y la batalla al infiel es la instauración de un Califato Islámico, dirigido por un Califa que unifique la comunidad islámica (Ummah) bajo su ley y desde donde se implantará un gobierno islámico para preparar el gobierno divino. No obstante, para Al Qaeda, este es un objetivo que solo se podría conseguir en el largo plazo, tras la derrota del infiel en tierras musulmanas y en la batalla lejana (en sus mismos centros políticos). Para los dos grupos, la Guerra Santa es condición indispensable para la derrota del enemigo del islam y la instauración de un gobierno islámico. 

ANÁLISIS ESTRUCTURAL DE VARIABLES DE LA NARRATIVA DEL TERROR. LA IDEOLOGÍA POLÍTICA DE UN ISLAM PRIMITIVO ALIMENTADO POR EL ODIO Y LA FRUSTRACIÓN

Las variables clave del sistema, importantes para la supervivencia de la narrativa yihadista, son la voluntad de expansión e influencia, la subcultura de violencia (entendida por aquella transmitida por las sociedades y amplificada a través de los medios de comunicación y el espacio audiovisual de ocio), así como el adoctrinamiento y la formación en la ley islámica dirigida a alimentar esta interpretación radical del Islam, permitida en las escuelas y mezquitas. Es por ello que se advierte la importancia que coge el lenguaje y el mensaje que se transmite a través de los medios de comunicación, la educación en la sensibilidad de las nuevas generaciones y la intromisión de un tipo de proselitismo radical extremista en contra de la convivencia y la ley. 

Las variables más motrices son las que nos explican el sistema actual y en este escenario, el balance de poder político-religioso en la región y la lucha por el liderazgo suní es uno de los pilares básicos junto con los proyectos de contranarrativa y el intervencionismo de actores extranjeros en los conflictos. Por otra parte, aquellas variables que nos van a guiar sobre el futuro que va a seguir la narrativa yihadista se asientan en la identidad/marca de cada grupo, su dependencia a la financiación y presencia territorial, captación de combatientes y su capacidad de adaptación a nuevos escenarios.   

CONCLUSIONES DEL ANÁLISIS

No es el fin de ISIS ni de Al Qaeda con la muerte de Al Baghdadi y Osama Bin Laden. Es el fin de un liderazgo y de un tipo de escenario operativo. No obstante, el combate en el nivel estratégico y cognitivo aún sigue sin resolverse. Esto permitirá que, tras el cierre de esta operación militar contra Daesh (llamada Operación Kayla Mueller, en referencia a la joven voluntaria hecha prisionera por el líder del grupo terrorista en el 2013 y esclavizada por él) y la muerte del liderazgo del grupo terrorista que compitió con Al Qaeda por encabezar el movimiento de la Yihad armada, se adapte su estrategia operativa y nuevos formatos de comunicación.  

El impacto mediático de su ideología fue la semilla de la formación de una revolución social (que, aunque se dirigió a la comunidad islámica por la fractura político-social que sufre, su modelo también alcanzó a Occidente y su imposibilidad de gestionar el cambio social que le afecta y su relación con el sistema político y económico). Una revolución que aclama la violencia y la exaltación del individuo revolucionario como la mejor seña de identidad de aquellos que prefieren adherirse a un movimiento que busca enfrentarse a cualquier sistema político-social que acentúe sus frustraciones. Además, su acción ha acrecentado la fragmentación musulmana y la transformación que la comunidad enfrenta en su relación con las autoridades político-religiosas que la representan. 

El desafío se encuentra ahora en la herida que ha dejado la acción de este tipo de grupos en sus comunidades (ante una necesidad de rehabilitación social y religiosa con un liderazgo contaminado entre la ideología política de los diferentes estados y este tipo de movimientos revolucionarios).  La comunidad musulmana tiene la palabra y la tarea de legitimar el discurso religioso del Islam para enfrentar esa manipulación histórica de sus bases, lejos de unos fines e intereses políticos. Es una lucha por recuperar el significado y de educar la percepción, para alejarla de la captación populista en favor de un ideario de frustración y respuesta violenta. Es un trabajo de narrativa y de encuentro, de acción y de visión estratégica, lejos de las decisiones de los estados de abandonar los escenarios operativos (como la política de la administración Trump) o de las nuevas formas terroristas (en Oriente o en Occidente). Es un trabajo de acción social con involucración institucional, de aplicación de comunicación estratégica y metodología de inteligencia, adaptada a las diferentes regiones y escenarios, pero partiendo de una misma narrativa, eficaz y coherente con los acontecimientos pasados, presentes y esos escenarios posibles futuros.  


DATA OF THE KAYLA MUELLER’S OPERATION

Midnight Sunday morning, 8 US CH-47 Chinooks took off from a military base near Erbil Iraq and then flew to Barisha, north of the city of Idlib, in western Syria. They fired at a building complex, providing coverage to Delta Force commands. They entered the complex, where they shot and killed several people and saved 11 children from danger. Fearing that AlBaghdadi would wear a suicide vest, they sent a military dog to subdue him when he fled to the tunnels carrying three of his children as human-shield. It was then that AlBaghdadi activated the explosives, dying & killing his three children. Hours after the operation, the joint operation between US and SDF continued and ended with the ISIS spokesman and right hand of its leader in Ain Al-Bayah, Jarabulus, Turkish area.

OP. DATA

* It was delayed a full month due to Turkey’s military activity in Syria.

*Info about the location came after the arrest and interrogation of one of the wives and a messenger from AlBaghdadi last summer. It is 5km from Turkish border.

KURDS, THE HEAD OF THE FEAT

-They spent 5 months gathering information, creating a Intel network.

-Gen Mazloum Abdi, commander of the SDF, was the only foreigner who knew about the objective.

-Syrian & Iraqi Kurds provided more intelligence than any other country.

THE SYMBOL WAS NOT BAGHDADI. THE IMMORTALITY OF THE TERROR NARRATIVE

  • Depersonalization of the ideology, immortality of the narrative. The success of Daesh is that it first created the narrative and, based on that, it developed the operational plans of the organization and the strategic communication to support i its ctions, ideology and symbols.
  • In the media focus, school of perception of reality. From the massive capture through the international media reproduction of the information produced by the group, to the selection of priority channels to radicalize and capture the target audience.
  • The message: the response to frustrated expectations from the action. We find two types of game: that of populist impact of ideas that fantasize about utopia and provoke a massive emotional mobilization deceived by the false promise of an ideal that, sooner or later, is faced with reality and incoherence of the proposal and its tiranic execution. And on the other hand, the presentation of an ideal that is at the head of many through the construction, step by step, of it through concrete actions that reinforce the message that accompanies it and, therefore, legitimizes what they perform, extolling them as the true prophets of the ideology. Both two have something in common: they are strategies of tyranny of the cognitive (the manipulation of emotions and needs guiding them towards a type of perception and meaning of reality to achieve adherence to a type of organization by engaging people with their participation).
  • Strategy adaptable to the times, but invariability in its narrative. From the pan-Arabism of the Umayyad Caliphate in the 7th-8th century and the establishment of the Islamic Law as a form of government of the Muslim community, to the nineteenth-century activist Salafism and the more radical interpretations of Islam imposed since its origins. It has been its projection and reinforcement with the historical-political events in the face of the changes caused by globalization and hyper-connectivity and those arising in the Muslim community and the regimes that represent it that have accelerated the change of its communicative strategy and its forms expression; However, the ideological basis is the same, amplified and reproduced by different groups and leaders.
  • From war to revolution, evolution of the communication strategy of Al Qaeda to Daesh. Al Qaeda created a military Base (Al Qaeda), but Daesh (Islamic State: Al Dawla al-Islamiyya) initiated a social movement based on a political-ideological conception of the jihadist movement. The biggest difference between the two, within these three pillars is that, for Daesh, the first objective for constituting the reign of Allah after the apocalypse and the battle to the infidel is the establishment of an Islamic Caliphate, led by a Caliph that unifies the Islamic community (Ummah) under its law and from where an Islamic government will be implanted to prepare the divine government. However, for Al Qaeda, this is an objective that could only be achieved in the long term, after the defeat of the infidel on Muslim lands and in the distant battle (in the same political centers). For both groups, the Holy War is an indispensable condition for the defeat of the enemy of Islam and the establishment of an Islamic government.

STRUCTURAL ANALYSIS OF VARIABLES OF THE TERROR NARRATIVE. THE POLITICAL IDEOLOGY OF A PRIMITIVE ISLAM FEEDED BY HATE AND FRUSTRATION

The key variables of the system, important for the survival of the jihadist narrative, are the will to expand and influence, the subculture of violence (understood by that transmitted by societies and amplified through the media and audiovisual leisure space ), as well as indoctrination and training in Islamic law aimed at fueling this radical interpretation of Islam, allowed in schools and mosques. That is why the importance of language and the message that is transmitted through the media, education in the sensitivity of new generations and the intrusion of a type of radical extremist proselytism against coexistence and the law.

The most motor variables are those that explain the current system and in this scenario, the balance of political-religious power in the region and the struggle for Sunni leadership are the basic pillars, and the projects of counter-narrative and the interventionism of foreign actors in conflicts. On the other hand, those variables that will guide us on the future are based on the identity / brand of each group, their dependence on financing and territorial presence, recruitment of combatants and their ability to adapt to new scenarios

CONCLUSIONS

It is not the end of ISIS or Al Qaeda with the death of Al Baghdadi and Osama Bin Laden. It is the end of the leadership and a type of operating scenario. However, the combat at the strategic and cognitive level still remains unsolved. This will allow, after the closure of this military operation against Daesh (called Operation Kayla Mueller, in reference to the young volunteer made prisoner by the leader of the terrorist group in 2013 and enslaved by him) and the death of the leadership of the terrorist group, adapt its operational strategy and new communication formats.

The media impact of its ideology was the seed of the formation of a social revolution (which, although he addressed the Islamic community because of the political-social fracture that it is suffering, this model also reached the West and its inability to manage the social change & its relationship with the political and economic system). A revolution that acclaims the violence and exaltation of the revolutionary individual as the best symbol of those who prefer to join a movement that seeks to confront any political-social system that accentuates their frustrations. In addition, its action has increased the Muslim fragmentation and transformation that the community faces in its relationship with the political-religious authorities that represent it.

The challenge is now in the wound that has left the action of this type of groups in their communities (with a need for social and religious rehabilitation with a leadership contaminated between the political ideology of the different states and this type of revolutionary movements). The Muslim community has the word and the task of legitimizing the religious discourse of Islam to face this historical manipulation of its bases, far from political ends and interests. It is a struggle to recover the meaning and to educate the perception, to move it away from populist ideas in favor of an ideology of frustration and violent response. It is a work of narrative and encounter, of action and strategic vision, far from the decisions of the states to abandon the operational scenarios (such as the Trump administration’s policy) or the new terrorist forms (in the East or in the West) . It is a work of social action with institutional involvement, application of strategic communication and intelligence methodology, adapted to different regions and scenarios, but based on the same narrative, effective and consistent with past events, present and those possible future scenarios.

MARTA Gª OUTÓN

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close